martes, 5 de abril de 2011

Los días son grises.



Esta mañana quería levantarme con ganas, pensaba que hoy estaría mejor. Pero nada había cambiado, el día seguía siendo gris y yo seguía pensando en el. Decidí levantarme, miré el reloj, las 7.30, hora de desayunar. Cuando me tomaba la leche pensé que hoy podría ser un gran día si yo quería, porque si quieres puedes. 
Salí a la calle y veía que el cielo era más gris de lo que ayer era, que yo pensaba en ti en cada palabra que decía o oía, que nada había cambiado. Yo seguía pensando que este día seria grande. Las horas pasaban, pero me dí cuenta que no estaba sola, si no ausente entre la multitud. Y es que si no estás es como mar sin fondo o playa sin orilla, sin sentido ¿no? Lo mismo pensaba yo cuando me engañaba diciendo que no eres nada. Que me digan ahora lo mismo.
Aunque siga triste, todavía siento esa burbuja y se me escapa esa sonrisa al pensar en ti.

2 comentarios:

  1. Tu blog es precioso! Me rererererencanta te sigo guapa.. :)

    ResponderEliminar
  2. Nerea muchas gracias :) Un beso linda!

    ResponderEliminar

Sentimientos <3